Con los orgasmos no se juega

Vender el cuerpo
La próxima curva está ahí
3 junio, 2014
Libertad en Otoño
Otoño
22 septiembre, 2014

Con los orgasmos no se juega

Justo hoy he leído un artículo sobre el egoísmo, en el cual, el titular ya sugería que tenías que serlo. Antes de seguir avanzando en la lectura he recordado varias de las muchas veces que me lo han llamado. Con o sin razón.

Al margen de haber sido una lectura de lo más interesante, me he cuestionado lo siguiente: ¿debemos ser egoístas en la cama? Cuando se trata de una noche soy rotunda. ¡Sálvese quien pueda! Lo que me apetezca. ¿Dónde quedan el diálogo y el cortejo? Mueren sobrepasada la puerta del local.

orgasmo

Con el tiempo y los diferentes saltos de cama es lo que he aprendido, o cuidas de ti o no hay garantías de que el otro se preocupe lo más mínimo. Está fatal generalizar, pero como no todos somos diestros en todo y difícilmente podemos comunicarnos… ¡Usémonos! Quizá mañana estés con otra, posiblemente yo también tenga planes.

He tenido que hacer muchas pruebas para conocer mi cuerpo en todos los diferentes estados en los que puedo encontrarme. ¿Se puede desperdiciar un orgasmo de una noche a cambio de la experiencia de haber conocido a alguien nuevo? Ambas cosas son buenas. Las quiero, las dos. ¿Soy egoísta?

Cuando ya has probado algo (varias veces) y ves que no avanza hacia ningún lugar, lo suyo es marcar un límite. ¡Hasta aquí hemos llegado, churri! Puede haber varias opciones, tu cuerpo me pierde, tu olor me enloquece, tu mente me apasiona, tu destreza puede ser sublime o simplemente, me aburres. Una o varias opciones no son garantía de poco más de una aventura. Con el placer no se juega. Con los orgasmos, tampoco. ¿Soy egoísta?

2 Comments

  1. Gotzon dice:

    Quien no lo sea que lance el primer condón!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *