Sexo y Pasión, pasión y sexo

Mapplethorpe, flores, desnudos y erotismo
26 septiembre, 2012
Egon Shiele: erotismo y angustia
4 octubre, 2012

Bendita combinación la de la pasión y el sexo. ¿Qué sería del sexo sin la pasión? ¿Y de la pasión sin el sexo? Podemos tener pasión, apasionarnos con muchas cosas. La pasión no es otra cosa que tener apetito o afición vehemente a algo. Por un determinado género literario, musical o en este caso hacia una persona.

Creo que o eres apasionado o no lo eres y determinadas personas te lo despiertan más que otras. Es maravilloso ir por la calle y de repente verte contra una pared fundida en un inmenso beso. Depende de la hora y el lugar puede resultar un poco incómodo para el resto de transeúntes. ¿Qué os parece?

Estas fotografías pertenecen al trabajo realizado por ClaireStreet, una grafitera parisina. Me encanta su trabajo. Hoy no es jueves, pero es martes, así que como ni nos casaremos ni nos embarcaremos, vive la pasión, #vivelsexo.

Soy una apasionada, casi adicta a ella. El casi no se si sobra. Dudo, no hay duda, sobra. Llevamos una vida muy encorsetada, tenemos la agenda programada durante un mínimo de de cinco días a la semana, a lo largo de muchas horas. ¿Qué sucede después? Sinceramente, me gusta dejarme llevar. Sobretodo si tengo un buen compañero de batallas.

Ese instante en el que aparece la tensión y mantienes la compostura, no puede ser, no estás en el sitio más apropiado. No se por qué estas cosas generalmente pasan dónde no pueden pasar. O bien porque no es el lugar o porque estás en la compañía y personas menos adecuadas. Quizá sea ese el secreto. Empiezas a salivar como el perro de Paulov.

El cruce de miradas, intentas mantener la conversación pero estás pensando en otra cosa. Te roza o te imaginas que te roza y respiras profundamente. Sigues hablando, ya cosas absurdas y asintiendo como un acto reflejo. Llega el momento en el que estamos “solos” y nos dejamos llevar. Ahí es cuando me da lo mismo estar en un lugar u otro. Se desconecta mi botón del decoro. Me da igual que me miren, que me puedan ver. Afortunadamente, nunca me he visto envuelta en una situación violenta. Creo que es porque no me doy cuenta de nada. Cuántos momentos vividos en un portal, en el ascensor, en un vado después de no encontrar lugar para aparcar, en el aparcamiento, en la playa…

La vida sin pasión no puede funcionar, no puedo hacer algo que no me incentive, que no me motive, que no me mueva algo por dentro. Da igual lo que sea, mis mariposas, mis ausencias, largas noches tecleando, intensos encuentros con mis amantes, agitadas conversaciones acompañadas de una copa de vino… 

Estudios dicen que la pasión entre una pareja dura de uno a tres años. Luego o bien cambiamos de pareja en busca de esa pasión y enamoramiento o esa pasión se convierte en amor. Según parece, la pasión no es una buena compañera entre las parejas, porque provoca un desgaste energético demasiado elevado, entre otras cosas. Todos estaremos de acuerdo que la rutina y la monotonía son las matapasiones por excelencia. Por eso muchas de las infidelidades. Vas en busca de esa chispa que el tiempo ha hecho desaparecer, se ha diluído y no sabes dónde está. Otras muchas parejas consiguen mantenerla durante muchísimos años. 

Continuemos jugando, no acotemos los espacios, no establezcamos límites donde no tiene que haberlos. Qué bonito es ver muestras de amor en la calle, sobre todo en estos tiempos que corren. Experimentemos, soltémonos la melena. Hay tantas cosas por hacer… Seguramente por eso y porque nos cuesta ponerle palabras a nuestros deseos y sentimientos. Por falta de confianza y desconocimiento de una parte de la persona que tenemos a nuestro lado algunas publicaciones tienen tanto éxito. Descorcha la pasión en tu vida, en tu cama y fuera de ella. 

 

1 Comment

  1. Ilun dice:

    muy buenas las imagenes y el articulo. Que seria de nosotros si no existiera la pasion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *