SEXO EN LÍNEA, COSIFICACIÓN Y REDES SOCIALES

Noche de luna llena y hombres lobo
31 agosto, 2012
¿Soy Vouyeur?
4 septiembre, 2012

Desde que apareció internet tenemos sexo gratis, el consumo de imágenes pornográficas y eróticas están a un “click”. Ya no hace falta ir al video club o esperar al viernes noche para la nueva sesión en la TV.

Cualquier imagen que se nos ocurra o tipo de relación podemos encontrarla. Serán más o menos artísticas y por profesionales del sector. El paso más allá es que “todos” nos hemos convertido en autores y protagonistas de desnudos. Que levante la mano el que no haya cogido el teléfono y se haya fotografiado para su “pareja”. Algunas aplicaciones ayudan, como whatsapp, rápido, sencillo y directo. Directo a la persona que eliges y no deja rastro. Genial para infieles.

 

Está bien, puede ser muy divertido, si conoces bien a la otra persona. Un aliciente más dentro del juego sexual. El problema radica cuando se construye una relación a base de mensajes ¿Dónde queda la emoción? ¿En unos signos de exclamación o emoticonos? ¡Ay, no! En la foto de tu torso que acabas de enviarme… Es que a veces soy tan boba!!!

Una imagen vale más que mil palabras. Estoy de acuerdo. Soy fotógrafa y adoro los cuerpos cosificados, en el arte. He sido y seré una gran carnicera con mi cámara. Puedo utilizar mi propio cuerpo para ello, será algo concreto. Algo impersonal que en su conjunto formará una imagen con un mensaje. Algo muy distinto de lo que hacemos en las redes sociales. Observemos lo sucedido en Instagram, de los filtros aplicados al plato, paisaje o mascota, los ponemos en nuestros cuerpos. Miles de imágenes inundan la red bajo las etiquetas de #sextagram, #instaporn o #handbra

En las redes sociales estamos alienándonos. Creamos una imagen de nosotros mismos a través del sexo. Somos cada vez más hedonistas. Nos cosificamos, nos presentamos como objetos y tratamos al resto del mismo modo. Banalizamos el sexo para llenar nuestro ego. Las redes sociales son para establecer vínculos y desarrollar relaciones que de otro modo no podrían darse o serían mucho más complicadas.

Al poco de abrir el perfil de Vivelsexo en Facebook compartí esta frase, un robot no debe dañar a un ser humano, o por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño de Asimov. Es una de las leyes que se aplican en las redes sociales y creo que deberíamos tenerla presente cuando subimos una foto o nos mensajeamos con alguien.

Platón  en el Mundo de las Ideas explicaba que las mismas son resultado del pensar y las Cosas se perciben a través de los sentidos. Esas cosas solo son imágenes atractivas de Ideas que están vacías. Estas imágenes, recibidas de forma constante, sacian nuestras necesidades primarias. Por eso, es tan seductor vivir en este mundo cosificado. Dejamos de pensar. Así aislamos nuestro cuerpo de nuestros sentimientos. Como superhéroes.

Vivimos nuestra libertad, cambiamos de pareja, de cosas, de forma ávida. El problema aparece cuando esa “cosa” nos provoca sentimientos con los que no sabemos manejarnos. Surgen los miedos e inseguridades. Por cobardía, igual que el que rompe una relación por whatsapp, volvemos a recuperar nuestra “libertad”. Es mejor seguir siendo una cosa que llenarnos de la idea.

Todo en su justa medida, uso todas las redes sociales y diversas aplicaciones. Facilitan mi vida y profesión enormemente pero cada día me esfuerzo más en fortalecer y autentificar mis relaciones offline. Un beso, una caricia, una copa de vino acompañada de una conversación y un séquito de carcajadas desvalorizan cualquier otra imagen.

Ahora que estamos juntos, desnudémonos, fotografiémonos y experimentemos nuestra sexualidad. Hay millones de cosas por hacer. Cosas llenas de ideas. Quiero tocarte y sentirte. #Vivelsexo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *