Aventura con una mujer

Libertad en Otoño
Otoño
22 septiembre, 2014
Ruptura sentimental
Rupturas sentimentales en otoño
28 septiembre, 2014

Aventura con una mujer

Sexo entre dos mujeres

Estábamos en una casa con más gente. Un grupo de amigos, como cualquier otro fin de semana. Llegó la hora de la siesta. Pocas cosas son las que perdono y la siesta es uno de los hábitos más sagrados que tengo.

Me fui a la habitación y ella me siguió. La cama era muy grande, no había problema. Nunca me he sentido atraída por una mujer. Las veces que me he imaginado con alguna, por experimentar sensaciones no ha pasado nada, quizá sí algo, repulsión.

En la cama, vestida. No me atraen las mujeres, pienso. No tengo intención de nada. Siento miedo de tener que salir corriendo, es alguien a quién conozco y no quiero montar el número. El resto de amigos nos conocen a las dos.

Algo me atrae, no sé qué es. Dejo que se acerque, dejo que me haga. Me acomoda el pelo. Me roza el hombro. Con el dedo dibuja mi perfil. Me coge la cintura con ambas manos. No me disgusta.

Se acerca más, me besa, me acaricia. No llevo ropa interior. Se acuclilla. Me besa la rodilla derecha, baja su mano por la pierna hacia el tobillo. Me coge el pie, suavemente. Lo mira. Me sonríe. Me separa las piernas. Tiene toda la intención de acercarse a mi sexo. Imagino con perfección lo que va a hacerme. Pienso en hacérselo yo a ella y me repugna la idea. Tocan a la puerta de la habitación. Tengo que salir obligatoriamente. No pueden darse cuenta de nada.

Me apresuro a zanjar el tema para volver a la cama con ella. Sigo vestida, la desnudo. Empiezo a besarle la espalda. Es la primera vez que estoy con una mujer. Siento que sé muy bien lo que tengo qué hacer. Se parece a mi. Morena, melena larga, pechos grandes, piel blanca.

Niña de Manigua. Daniel Borda

Niña de Manigua. Daniel Borda

Nuestros amigos nunca se imaginaron lo que pasó aquella tarde. Hasta ahora ha sido mi secreto mejor guardado. ¿Volvería a repetirlo? Solo puedo desear volver a encontrarme con alguien que sepa conquistarme y llevarme al huerto de esa manera.

9 Comments

  1. sumisope dice:

    A veces la pasión surge sin darnos cuenta,entonces sentimos que nos hemos perdido algo.
    Saludos

  2. Ava Maof dice:

    wow, que sencillo y potente!

    • vivelsexo dice:

      ¡Gracias Ava! A veces es complicado darle forma a algunas cosas…

      • Ava Maof dice:

        Me ha recordado casi olvidadas sensaciones semejantes, de curiosidad y algo parecido a una entrega… 😀

        • vivelsexo dice:

          Cuenta, cuenta… Ahora no puedes dejarme así 😉

          • Ava Maof dice:

            jeje. no hay mucho q contar, mi historia no tuvo “final” realmente, sólo una noche muy larga y muy despierta, sintiendo la tensión en el aire y su respiración en la nuca, y yo pensando “y bueno, q pase lo q tenga q pasar”… y antes de llegar a ese punto, un poco lo q dices… Digamos q hay frases que perfectamente me las podría apropiar: “no me atraen las mujeres, pienso. No tengo intención de nada. Siento miedo de tener que salir corriendo, es alguien a quién conozco”… “Algo me atrae, no sé qué es”…
            Ainsss, q recuerdillos, jijiji!

          • vivelsexo dice:

            Al final las experiencias que vivimos no son tan diferentes, afortunadamente. ¿Y si al relato le cambias de nuevo el género, el color de la piel, el nivel cultural o cualquier otra etiqueta que se te ocurra?

          • Ava Maof dice:

            es lo q tienen esas historias… pueden nutrir incontables relatos! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *