Quiero cine porno para mujeres

Noches de lujo y escorts
17 noviembre, 2015

Quiero cine porno para mujeres

No, no es un titular atractivo para conseguir clics en el post y recuperar visitas. Nunca me he preocupado demasiado de ello, de otra manera hubiera mantenido las publicaciones semanales.

Es cierto, quiero cine porno, cine porno para mujeres y porno para muchas otras, incluso hombres.

Está bien, todos podemos acudir a determinadas páginas gratuitas si queremos desahogarnos rápido. Está tan bien clasificado el contenido que no tardas más de 30 segundos en obtener un video que te muestra aquello que deseas para llegar al orgasmo.

¿Pero qué pasa con la erótica? ¿Dónde se ha quedado?

El otro día estaba con una amiga y me preguntó si tenía en casa alguna película de cine porno para mujeres. Siente curiosidad y quiere ver algo.

-Sí, tengo algo que puedo prestarte.

– ¿Es bueno?

– Bueno, no conozco tus gustos pero no está mal. Bueno, no está mal pero no consiguió excitarme mucho.

– ¿Es burdo?, me preguntó

–  No, la imagen está muy bien cuidada. El escenario es estupendo, todos los actores maravillosos. No se ven miembros excesivamente grandes pero… Me falta una historia, me falta erótica

– ¿Conquista quieres decir?

– Sí, justo eso.

Cuantas veces hemos hablado y se ha escrito sobre las diferencias entre los hombres y las mujeres y… ¡aún sigo sin tener una buena película para acudir a ella!

Resulta que es mejor cualquier novela erótica (de las de verdad) que muchas películas. ¿Y, por qué? Porque dejan espacio a que mi mente se imagine un cierto tira y afloja. Generalmente, en las películas es todo tan obvio y directo que pierde la magia.

Como mujer quiero que me seduzcan que jueguen conmigo, que haya un tira y afloja. ¿Por qué es tan difícil construir una historia?

Que sí, que también quiero ver cuerpos desnudos, quiero ver sexo. Sí, consumo recurrentemente material de aquellos canales que todos conocemos. Sí, soy de esas mujeres que pueden excitarse solo viendo una imagen. Además de todo esto quiero ver relaciones. Cómo una mujer seduce a un hombre y viceversa. Cómo coquetean, cómo juegan y que la cámara se convierta en mis ojos y no me de cuenta de que estoy mirando desde fuera en la distancia.

Por ahí decían que los ’70 ya estaban pasados de moda pero el lenguaje es el que permanece y aunque hay una Erika Lust, querida aún quiero más.

¿A alguien más le gustaría que le contaran una historia erótica a través de un bonito lenguaje audiovisual?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *