Septiembre: nueva agenda

Un año de erotismo y sexo
21 agosto, 2013
Avedon y los retratos
5 septiembre, 2013

Septiembre: nueva agenda

Empieza Septiembre, en breve volveremos a ponernos más ropa. En un rato saldré a tomar una copa de vino e intentar poner las cosas en orden. Resulta complicado por momentos saber cuál es el rumbo que debes tomar o cómo gestionar el tiempo.

Me gustaría que el día tuviese treinta y seis horas, en las que poder hacer todo lo que siento, todo lo que me apetece. No hay tiempo suficiente para aprender y experimentar tantas cosas. Empieza Septiembre y con él nueva agenda, nuevas páginas en blanco, lugar donde poder anotar nuevos contactos y citas.

Deseosa de salir, ha sido un fin de semana un tanto raro. Deseosa de ponerme una manga fina que me cubra, se me antoja que así el tinto me sabrá mejor. En dos meses ya no me gustará tanto abrigarme pero estos primeros días sí. Una terraza cercana será el destino para poner las cosas en orden.

Varias relaciones, sin compromiso, acumulo o poseo. Me resulta incómodo decir eso de “acumulo” cada persona es diferente y por eso un día nos encontramos bajo unas sábanas y hemos compartido varios momentos, en diferentes agendas. ¿En qué momento le dices a tu amante que ocupa otro lugar?

Esto es lo más desagradable, cuando testeas el tipo de relación que has tenido y dónde estás actualmente. Cuántas veces pensamos que todo funciona de una manera, que está claro, que sabemos lo que sentimos, nosotros y nuestra pareja, y llega un día, quizá como hoy en el que ves que nada tiene que ver.

Tras casi tres años de relación, de esas de pasión, de encuentros furtivos… Se rompe, ya no pasará más veces… Difícil de encajar el cambio, porque no ha sucedido nada que lo detone. Tal y como un día se dio, ahora ya no apetece más. Si durante un tiempo hubo buen entendimiento, puesto que hemos jugado a lo mismo, nos hemos encubierto y supuestamente nos hemos respetado. ahora, dejas de entenderlo. ¿Por qué nos molesta tanto? ¿Somos incapaces de desprendernos de nuestro ego? ¿Puedes exigirle a tu amante el mismo compromiso que a tu pareja (esa que presentas formalmente)? La gran pregunta, ¿cómo funciona el compromiso?

2 Comments

  1. Chojesús dice:

    Difícil pregunta.
    Alguien dijo una vez que los compromisos, si no se rompen, no tienen razón de ser. Yo no lo comparto, pero ahí lo dejo.
    Mira, no te comas más la cabeza, las cosas son como son y no como queremos que sean. Las olas del mar vienen y van, cada una de ellas rompe su compromiso. Tú, toma tu copa de vino, mira aquella estrella, ¿la ves?, sí esa que te estoy señalando, y vuela hacia ella.
    Un beso,
    Jesús

  2. vivelsexo dice:

    Deliciosa la copa de vino y más aún poder observar esa estrella, sí… ¡Gracias Jesús! Y la clave está en que los compromisos nunca son para siempre y al campo no puedes ponerle vallas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *