Masturbación de mujer y Onanismo

Sensualidad y pasión
6 septiembre, 2012
Jan Saudek y el erotismo en un mundo onírico
13 septiembre, 2012

El tema candente actual es la masturbación y el onanismo. Todo gracias a Olvido Hormigos. Me alegro, desde aquí le doy la enhorabuena. Por ella, millones de personas y sobretodo mujeres, han pensado en la masturbación.

Desde que empecé Vivelsexo, el onanismo es uno de los temas principales de la lista y este fin de semana es a lo que me he dedicado. No a masturbarme todo el tiempo, a meditar sobre cómo las mujeres nos enfrentamos a la masturbación, a nuestro cuerpo. A solas y en compañía.

En pocas ocasiones he hablado con mis amigas sobre si se masturban o no, tampoco les he contado mis experiencias. De hecho, esas conversaciones se reducen a dos temas. Sé de una amiga que tiene un juguete y últimamente le da uso, me limité a felicitarle e insistir en el uso de lubricante. Otras veces, alguna me ha preguntado por mi relación con el rompehielos. Ahí se termina…

Somos capaces de contarnos todo, llamarnos a cualquier hora, enviarnos fotos absolutamente de todo lo que sucede en nuestra vida cotidiana. Sabemos con quién nos acostamos, a qué tipo de depilación nos sometemos, método anticonceptivo que usamos pero no sabemos cómo nos masturbamos o si lo hacemos con relativa frecuencia. Siento un vacío al pensar en ello… 

Una vez más, es un tabú cultural, los chicos se masturban. Tienen esa necesidad, ¡pobres animalitos! Qué lástima ser hombre en ocasiones. Aunque peor es lo nuestro, no poder hacerlo. Es algo prohibido, pero no es esa prohibición que nos da morbo y nos saltamos a la torera. Es eso que si hacemos, no podemos contar y nos cuestiona el grado de perversión.

Mi reflexión es muy sencilla y primaria, como animalita que soy (porque yo sí practico el onanismo), si uno mismo no conoce su cuerpo ¿cómo puede sacarle partido? ¿cómo puedes compartir con tu pareja lo que te gusta si lo desconoces?

Es un trabajo que debemos empezar en solitario para poder continuarlo en compañía. Recuerdo las primeras veces que sentí algo diferente en mi cuerpo, entre mis piernas… En el principio de la adolescencia, ahí, cuando las hormonas no saben lo que hacen ni tú entiendes nada. Hoy siguen revolucionadas, cosas de la treintena, pero tengo a mi alcance muchas herramientas para llegar al entendimiento o sublimación de las mismas.

Doy por hecho que todas las mujeres hemos pasado por ese momento (no puedo ser tan rara), en el que sientes cosas, te sientes húmeda, tu cuerpo está cambiando y por la noche sin querer, pasan cosas. Te gusta. Un día oyes a los chicos de clase que se “tocan” y se “corren”, y en una revista lees algo sobre el orgasmo. Quizá siempre fui muy inocente. Pero no puedes hablarlo con nadie y sabes de alguna manera que eso no está bien, por lo que dejé de explorarme hasta muchos años después.

Llegas a casa después de un largo día, te das un ducha y ¿por qué no un regalo? Me masturbo porque me relaja, me ayuda a superar el estrés, es una necesidad biológica y fisiológica, disminuye las frustraciones y tristezas, hasta en algún lugar leí que evita dolores de cabeza. Estoy segura de que ayuda a aumentar la autoestima y la seguridad en uno mismo. Aumenta la libido, el sexo llama al sexo.

Estás feliz cuando lo haces igual que cuando practicas sexo. ¿El problema es que se entiende que es a solas? Algún amigo me ha confesado que tiene que masturbarse todos días y tiene pareja. Otra de las cosas es que si tenemos pareja es como si fuéramos infieles por masturbarnos. ¿Por qué invertimos tanta energía en hacernos la zancadilla? Hay muchos momentos y más motivos para hacerlo ¿Qué pasa cuando durante el coito no logras un orgasmo? Y si lo has alcanzado, pero ¿quieres más?

La masturbación, además, te ayuda a conocer a tu pareja ¿cuántas veces has visto cómo se masturba? Puede formar parte de los preliminares, o en cualquier momento. Ver lo que hace me parece importante si quieres darle placer y que vea cómo te lo das tú. Además de que me parece una imagen más que excitante.

Porque es un momento en el que te dejas llevar y te imaginas situaciones. Es divertido. Se pueden utilizar juguetes, tus propias manos, en la ducha… Puedes hacer lo que quieras, es tu cuerpo, úsalo.Los psicólogos Masters y Johnson averiguaron que el 94% de las mujeres que nunca se habían masturbado tampoco habían sentido un orgasmo de otra forma. Si no sabes lo que es, muy difícilmente vas a conseguirlo.

Buscando datos en la red me encontré con un documental, bajo mi punto de vista, muy interesante. Justo trataba este tema. Tres mujeres que nunca habían tenido un orgasmo con su pareja y nunca se habían masturbado, excepto una que solo los había conseguido con un vibrador. Todas acuden a Betty Dodson, terapeuta sexual. En documental se baraja la cifra de que el 33% de las mujeres nunca se han masturbado satisfactoriamente. El primer paso al que todas se someten es observar sus genitales en un espejo. Nuestro sexo está escondido, ¿cuántas mujeres pueden describir su vulva? ¿cuántos hombres pueden describir su pene? Mirémonos y toquémonos. 

Es una pena que muchas mujeres no sepan lo que es disfrutar de su cuerpo y todo lo que pueden sentir. Pero más pena me da que se esté cuestionando la integridad o la profesionalidad de una mujer porque alguien haya difundido un vídeo de un momento de su vida privada que ella quiso compartir, en confianza, con otra persona.

Nuestra moralidad nos impide tocarnos, nos impide disfrutar, nos impide un momento de felicidad en el que no dañamos a nadie. Esa misma moralidad es la que sí nos permite dañar a una persona. Creo que si todos nos ocupáramos más de lo que nos sucede, nos centráramos en nosotros, seríamos mucho más felices. Y esa felicidad nace de conocernos a nosotros mismos, de saber hasta dónde podemos llegar.

Empieza a masturbarte, si aún no lo has hecho, empieza a jugar. No es necesario que lo hagas público si no quieres. Las mujeres tenemos una anatomía maravillosa con un montón de terminaciones nerviosas en nuestro cuerpo, que sabiendo tocarlas y presionarlas nos proporcionan un enorme placer. Otra vez me compadezco de los hombres, en eso son más sencillos. Por esa complejidad, por esa diversidad, tenemos el deber de saber sacarle partido. Porque el mayor poder lo tenemos en nuestra mente, no lo vetemos desde un principio. 

“Los amantes vienen y van, pero tú puedes mantener un constante idilio contigo misma” Betty Dodson.

6 Comments

  1. ilun dice:

    esta historia parece que la e escrito yo. yo vivo mi sexualidad con total libertad pero reconozco que a pesar de que estamos en pleno siglo 21 en este tema seguimos muy atrasadas, con lo bonito e interesante que resulta.

  2. vero dice:

    Muy interesante y estoy al 100% con tus palabras

    aunque a mi se me ocurren algunas otras cuestiones que las mujeres guardamos celosamente por ejm, el no decirle a tu amiga intima que te gusta mucho su novio…..

  3. vivelsexo dice:

    Si es que las mujeres somos una cajita de sorpresas!!! 😉 Realmente hay cosas muy difíciles de decir, no? Ayyss no me gustaría nada estar en esa situación! Gracias Vero!!

  4. vero dice:

    Que razón tienes 🙂
    más que nada se me ocurrió ese ejm. pq aunque la masturbación es el ejm tipico de cosas que nunca se confiesan o “casi” nunca hay otras temas algo peliagudos y no tan peliagudos que ahora no se me ocurre qué ejm ponerte que una mujer no confesará por muy bien que se lleve con su hermana o con sus amigas y que se guardan secretamente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *