Gastronomía y Sexo: un placer para los sentidos

Edward Weston: Erotismo y belleza pura
10 octubre, 2012
Manifiesto Futurista de la Lujuria
18 octubre, 2012

En más de una ocasión ha sido la reflexión en el diván. Gastronomía y sexo. Dos grandes placeres, profundamente vinculados. Sin ellos la vida perdería sentido y ambos en exceso pueden provocar algunos problemas. Necesidad biológica: comer y follar. Y como dice el refrán: en el comer y el rascar, todo es empezar.

Food Erótica, M. Paulo + H. Fogaça

Creo que son pocos a los que no les gusta comer. No comer por una necesidad nutricia sino placentera como el sexo. La gastronomía exalta y ensalza los sentidos del mismo modo que lo hace una buena sesión de sexo con nuestra pareja. Todo un arte el de saber amar y el de saber comer. 

Arcimboldo, Otoño, 1573

Me gusta, cuando puedo, ir al mercado elegir las verduras, olerlas, tocarlas… El olor, los colores y las texturas son maravillosas. Llegar a casa y ponerte a cocinar, sin prisa, todo a su debido tiempo. La compañía de amigos y/o pareja ya lo hacen sublime. Todo ese ambiente que se crea alrededor de un plato, es mágico. Cómo lo maridas con el vino que te parece más adecuado. Hasta aquí una gran ceremonia paso a paso con un estricto protocolo. Pero no siempre es así, ni debe serlo.

¿Qué me decís de un encuentro medio improvisado con un tinto y un queso? En el fondo, los ingredientes son los mismos. Olores, colores, texturas, sabores y la relación entre ellos, contigo y la persona con la que lo compartes. En el sexo es exactamente igual. Elegimos a nuestro compañero por todas esas cosas y las emociones que nos provoca. A medida que nos hacemos mayores y cultivamos nuestro paladar, aceptamos más sabores de la misma manera que las prácticas sexuales que tenemos a los diecilargos no serán las mismas que a los trentaitantos.

A esos diecilargos fui a un hindú, recuerdo que el olor del curri en los platos que saturó y no pude pegar bocado, nunca más he vuelto, creo que es el momento de hacerlo. Del mismo modo que puedo reconocer, sin duda, a mis parejas por su olor corporal. Qué decir del olfato, fue el segundo placer en aparecer en la historia de la humanidad tras el sexo. Es esencial para encontrar presas, depredadores y parejas (feromonas). Ann Noble, conocida química sensorial y profesora de la Universidad de California, habla del olor y los recuerdos. Dice que a partir de los treinta disminuyen los quimioreceptores en la pituitaria nasal por lo que aumenta nuestro disfrute del olor en los recuerdos. “…déjenme darles una noticia mala y otra buena: dispónganse a experimentar una pérdida progresiva del olfato a partir de los treinta años, pero prepárense también para disfrutar cada vez más del olor de sus recuerdos».

El gusto es mucho más sencillo. Básicamente asociamos el gusto dulce a la supervivencia por aquello de la energía (debo querer ser inmortal). Todos hemos oído hablar de los afrodisiacos. Aumentan la libido, la potencia genital y el placer de la relación sexual. Todo lo que comemos influye en nuestro cuerpo y en los fluidos. ¿A qué sabe tu pareja?

En la cultura occidental tanto la gastronomía como el sexo primero tiene que entrar por los ojos, de aquí, el concepto de erotismo como estímulo visual o auditivo que provoca excitación sexual. Ésto es similar a la emoción que provoca en muchos aficionados a “comer bien” la contemplación del paisajismo gastronómico. Antes comentaba mi gusto por ir al mercado en busca de los colores, actualmente en la cocina de autor la presentación del plato es algo más que importante. No sucede lo mismo en la cocina oriental, por la vista, muchas cosas no nos las comeríamos. En cuanto a los amantes no puedo opinar, por el momento, no he tenido ninguno.

El sonido también afecta a la percepción de la comida y qué decir en el sexo, nos excita mucho oir cómo nuestra pareja reacciona ante los estímulos que le proporcionamos, o determinadas palabras. En el mundo animal, muchos machos cantan para llamar la atención de las hembras “Comer es un proceso multimodal que afecta a todos los sentidos. Cualquier comentario relacionado con los alimentos hecho justamente antes de probarlos puede ser determinante” piensan en The Fat Duck por eso cuidan el sonido que procuran junto a los platos. ¿Qué te parece comer algo de marisco con el mar de fondo? 

En el sexo el tacto es inevitable. Las caricias, los besos… El tacto en la relación sexual también tiene un sentido de sumisión, poder, intimidad, placer, atracción y gusto. En la gastronomía ese tacto, esas texturas, igual que en el sexo, nos aportan más información: vibraciones, temperatura, dolor… No puedo evitar pensar en la textura de su piel, en ese pequeño relieve que se dibuja en su pecho y en esa deliciosa panacota de violetas…

Paladea y disfruta lo que tienes en la mesa y lo que te llevas a la cama. Come y ama con todos tus sentidos #vivelsexo. 

2 Comments

  1. Claudia M. dice:

    Si que he probado una velada a base de vino, queso y sexo y fue fantástica…. me pilló con la nevera vacia pero el vino y el queso fueron mas que suficientes….

  2. vivelsexo dice:

    Son de mis favoritas… vino, queso y muchas sensaciones!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *