Tarde de domingo: masturbación, sandía y deseo

Cómo les gusta el sexo anal a los hombres
25 junio, 2013
Mariel Clayton: barbie y ken
11 julio, 2013

Tarde de domingo: masturbación, sandía y deseo

Verano, calor, días larguísimos, fantástica luz que atraviesa la ventana. Momentos mil para hacer, sentir y vivir. Llega el fin de semana y parece que es el momento en el que tienes un poco más de tiempo para ti. Con suerte, en la agenda pocas citas y cero compromisos (de esos comprometidos). Más segundos para desperezarte, para respirar con conciencia, para mirar por la ventana…

deseo y amante vivelsexo

Mirar a la nada, a aquel horizonte infinito, el juego de luces y colores que proyecta el follaje del árbol. Mirar y observar con detenimiento si aparece tu deseado amante. Porque hoy sí hay tiempo. Porque es sábado o domingo. Porque has tenido tiempo de mimarte aún más. De elegir con detenimiento qué ponerte, cómo esperarle, cómo ponerte, a qué oler. No solo para tu amante. Para ti.

Muchas veces perdemos de vista que el reflejo que vemos de nosotros mismos en el otro es lo que nos alimenta. De lo que se nutre nuestro deseo. ¿Por qué suelen funcionar las relaciones entre amantes? ¿Por qué los noviazgos suelen ser mágicos? Porque nos preocupamos de los detalles, de los reflejos, de los matices.

Porque todo aquello que no se toca es lo que lo hace más especial. Porque me gusta sentir que puedo masturbarte la mente como lo hago con tu pene. Porque ése es el buen amante (furtivo o no). Porque reconocer ese brillo en su mirada provoca que nos sintamos más deseados, más deseables. No importa qué ligas lleve.

ligas

Tarde veraniega de domingo, en la que un montón de sandía fresca me espera, dónde deseo tener a mi amante desnudo, en la cama. Para refrescarnos, para sudar, para besarnos, para follarnos, para tocarnos, para masturbarnos, para jugar con nuestros cuerpos y nuestras mentes. Deseando que llegue el frío para volver a lucir ligas y volvamos a jugar con ellas. 

1 Comment

  1. Gotzon dice:

    Madre mía… no se yo si importan las ligas… siiiiii, digo… noooo… ¡Tierra tragame!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *