Confesiones secretas. Secretos inconfesables

La Venus de las Pieles de Leopold von Sacher- Masoch
17 enero, 2013
Waclaw Wantuch: erotismo y sensualidad en estado puro
24 enero, 2013

Confesiones secretas. Secretos inconfesables

Confesiones. A media luz, bajo el amparo de la pantalla del ordenador, en una noche de copas, tras el silencio tedioso de un tiempo, bajo el impulso del deseo y la conexión mágica que se confabula con esa persona. Confesiones de un secreto por el que te sientes amenazado de algún modo, miedo a que te juzguen, miedo a que después de esa confesión sea más real de lo que habías imaginado. Porque mientras no se verbaliza algo cabe la duda de su existencia.

Quizá su magnitud me ha sometido, está a punto de sodomizarme. Llega el momento. Qué suerte he tenido de encontrarte, amiga. El universo me ha escuchado.

confesiones vivelsexo

Confesión en confianza. Sin confianza, imposible, esa confesión. ¿Cuántas veces nos han confiado algún secreto? Más grandes, más pequeños. Cada uno de nosotros le damos la importancia que le damos a aquello que nos atañe.

Confianza y confesiones de amigos, de tu amiga del alma. No siempre son necesarias las palabras, una mirada entre amantes ya no es una confesión, les delata.

Secretos inconfesables por falta de confianza. ¿Cómo puedes decirle a tu pareja que hace meses que mantienes una relación con otra persona o incluso años que deseas acostarte con otro hombre o mujer? Aterra dar ese paso, pronunciar la primera sílaba. ¿Estás traicionándole? ¿Dónde reside la traición? ¿A ti mismo al perder un pedazo de felicidad? ¿A tu pareja por estar con otra persona? Seguramente a ambos.

A ti, mi compañero, por no tener confianza para poder confesarte cuáles son mis deseos y miedos para que puedas acompañarme en su resolución. A mí misma, porque me importa más no lastimarte, aunque día a día lo puedo estar haciendo al no confesarte mis secretos. A mi amante, por ser partícipe de mis pasiones, por poder confiarle, en confianza, una parte importante de mi a pesar de estar negándole muchas otras. A mi confesor por ponerle en la coyuntura de albergar esa confesión.

secreto vivelsexo

Confesiones que una vez confesadas dejan de ser tan pesadas u otras que hacen que pienses en qué momento se te ocurrió contárselo. Porque me doy cuenta que no eres la persona que debe estar a mi lado, porque has utilizado el poder que te he otorgado confesándote mi secreto para traicionarme y humillarme.

Confesiones que son mágicas, sanadoras, íntimas. Porque con cada confesión que me haces, estás ayudándome a conocerte más, porque demuestras que confías en mí. Porque tú te haces más fuerte, porque fortaleces nuestro vínculo. Así consigues que te quiera, que te respete desde ese lugar más profundo. Sin prejuicios ya que la comunicación fluye, es honesta y enriquecedora. Porque cuando mis pasiones se apacigüen y haya sublimado vía vaginal todos esos interrogantes seguirás estando ahí, confesándome, confesándote que sigo eligiendo pasar una noche más contigo y de eso han pasado ya muchos años, aunque tras mi confesión, en confianza, de que no me podía comprometer para siempre, dudaste de mi traición. Apostaste por mi egoísmo. Cuando no hay nada más confiable que mis confesiones a media voz. ¿A quién le confías tus secretos?

9 Comments

  1. la petite papillon bleu dice:

    C’est magnifique, c’est un secret …

  2. ilun dice:

    confiar tus mas ocultos secretos a ese amigo ” prohibido” (el cual tiene novia) es algo bastante excitante ademas de divertido, el sabe mas que que otros con los que e estado, de dia un amigo mas de noche un gran confidente

  3. Juan m m dice:

    Pero y que pasa con el secreto que te cuenta la persona que deseas pero que no quiere contigo, con el secreto que le confias esperando que te corresponda a saviendas de que tu sabes que le gusta tener esas relaciones extramaritales pero no contigo y que como consuelo solo te dice que tal vez algun dia se haga realidad estqr en la intimidad con ella asi como amigos. que pasa que reaccion se debe tener o esperar

    • vivelsexo dice:

      Ay Juan! Qué difícil situación, desear algo que no puedes tener… La pregunta es si quieres formar parte de una de esas relaciones extramaritales. Sabes que empiezan y acaban, de la otra manera permaneces en su vida y hay veces que la amistad está por encima de lo que pueda pasar entre las sábanas. ¡Ánimo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *