Experiencias Personales

24 septiembre, 2012

Masoquismo y BDSM

Acabo de rozarme el hombro y me duele. Es el resultado de la otra noche. Si miro con atención puedo percibir una diferencia, al tocarme la textura es diferente y me duele más. Casi puedo ver la dentadura perfecta.