Cambiando de piel

Sintonía cromática para una relación mediocre
28 octubre, 2014
Infidelidades y separaciones (I)
6 noviembre, 2014

Cambiando de piel

Mirarte la espalda y darte cuenta de que la piel se está cayendo, sola. ¿Cómo puede ser? Durante todo el año la cuidas, la hidratas, la nutres. Te tocas con cuidado, te acaricias… Piel y más piel. Los dedos llenos de pellejos. Sola ante el espejo, perpleja. Continúan desprendiéndose sobre el lavabo, sobre el suelo… No encuentro explicación a lo que está sucediendo.

¿Quizá es como una crisálida? ¿El traje se ha quedado pequeño como el de una serpiente?

mirada espejo

Septiembre de 2014

1 Comment

  1. Gotzon dice:

    Vuela libre, mariposa! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *